Vías Pecuarias y caminos públicos

Vías pecuarias y caminos públicos

Las vías pecuarias constituyen un patrimonio histórico, cultura y natural de primer orden, y un hecho casi exclusivo de nuestro país tanto por su existencia como por su consideración legal.

La red de vías pecuarias, clasificados en cañadas, cordeles, veredas y coladas, son espacios usados por el ganado para moverse en la Península Ibérica de norte a sur, y su existencia se remonta incluso siglos atrás de la constitución del Honrado Concejo de la Mesta, en el año 1273, en el reinado de Alfonso X El Sabio. El uso de estos caminos de pastos, por los que el ganado se desplazaba mientras comía, decayó en la segunda mitad del siglo XX y este patrimonio colectivo quedó a expensas de los propietarios colindantes y administraciones irresponsables que se apropiaron y ocuparon en innumerables ocasiones. Actualmente, su uso ganadero es reducido, pero sigue siendo el prioritario, el que lo legitima y para que eso sea posible, las vías pecuarias necesitan mantener dos características: que no estén interrumpidas, para que el ganado pueda desplazarse, y que el firme esté formado por pastos para que el ganado se pueda alimentar en sus movimientos. Ambas premisas son ignoradas continuamente a pesar de ser inalienables, imprescriptibles e inembargables como el bien de dominio público que son.

Actualmente, otros usos compatibles con el ganadero han ido tomando fuerza, entre los que destacamos el senderista, deportivo o el de conservación de la naturaleza al constituir una red de caminos lineales ocupados por vegetación autóctona que comunican diferentes espacios naturales como corredores ecológicos. Cuando estas cañadas se adentran en las ciudades permiten que la naturaleza se adentre en las mismas ofreciendo las ventajas que ello implica.

Alcalá dispone de una red, de unos 45 kilómetros de longitud, de cañadas, cordeles, veredas, coladas y descansaderos, aunque se encuentra bastante dañada por un desarrollismo que no tuvo en cuenta este patrimonio colectivo. Carreteras, calles, viviendas, naves y polígonos son los principales causantes de transformación física, usurpaciones e interrupciones de su recorrido. Y las administraciones mirando para otro lado.

Ecologistas en Acción trabaja en la defensa de las vías pecuarias solicitando su amojonamiento y señalización, organizando excursiones públicas, estudios, alegaciones, artículos, propuestas y denuncias. Entre las más destacadas encontramos las alegaciones para evitar la modificación de trazado de la cañada del Listón, a su paso por el ilegal campo del golf de El Encín; o la denuncia y manifestación para evitar que la colada de Villamalea, se convierta en una calle más.

En cuanto a los caminos públicos, consideramos que es fundamental su conocimiento y conservación ya que permiten la conexión a pie o en bici de los habitantes de la ciudad con los espacios naturales circundantes, algo que no es posible por las carreteras que parten de la urbe al estar pensadas exclusivamente para la movilidad de los vehículos a motor. Es decepcionante que el ayuntamiento de Alcalá de Henares, el de una gran ciudad, no disponga del Catálogo de Caminos Públicos, una herramienta básica para su protección que hemos solicitado sin éxito.

Noticias relacionadas

Éxito en la marcha por el Clima

El viernes nos sumamos a la marcha organizada por numerosos…

Manifestación en la Cumbre mundial por el Clima

El viernes participaremos en la marcha por el clima convocada…